Roque Dalton, a 85 años de su natalicio y 45 de su muerte [+Video y Audios].

El poeta guerrillero, aquél que habló y luchó en las tierras del pulgarcito pero redimió a toda América, nació un 14 de mayo de 1935, en San Salvador, El Salvador, y fue asesinado el 10 de mayo de 1975, en Quezaltepeque, en su país. (Nota del Editor CT).

Homenaje a Roque Dalton. “Yo sabía que al fin iba a quedarme desnudo en la ribera de la risa”

por Cris González(directorra Correo del Alba.

Correo del Alba rinde homenaje al insigne poeta, periodista, político y guerrillero Roque Dalton, considerado el mayor representante de las letras salvadoreñas y uno de los más destacados de la literatura centroamericana, lo que lo convierte además en un referente intelectual latinoamericano y caribeño, no solo por su trabajo como poeta escritor y ensayista, sino también como militante y combatiente por la liberación de El Salvador, amante de la Revolución cubana y activo en la solidaridad con los procesos en lucha antihegemónica.

Yo, como tú,
amo el amor, la vida, el dulce encanto
de las cosas, el paisaje
celeste de los días de enero.
También mi sangre bulle
y río por los ojos
que han conocido el brote de las lágrimas.

Roque Dalton nació en San Salvador el 14 de mayo de 1935. Estudió en universidades en Chile, México y El Salvador, en carreras de derecho y antropología, las que no logró culminar. La intensa actividad política de izquierda en la Universidad de Chile, en 1953, ejerció su influencia en el intelectual que venía de estudiar en colegio católico, donde –señaló el mismo Roque– “perdió la fe” y comenzó a simpatizar con las ideas socialdemócratas, para más tarde interesarse de lleno en el marxismo. Al parecer, el muralista mexicano Diego Rivera tuvo alguna influencia en aquel paso del joven Roque al interpelarlo para que estudiara a Marx. De sus memorias en Chile está el poema “Yo estudiaba en el extranjero”:

Era la época en que yo juraba
que la Coca Cola uruguaya era mejor que la Coca Cola chilena
y que la nacionalidad era una cólera llameante
como cuando una tipa de la calle Bandera
no me quiso vender otra cerveza
porque dijo que estaba demasiado borracho
y que la prueba era que yo hablaba harto raro
haciéndome el extranjero
cuando evidentemente era más chileno que los porotos.

A la par que crecía el hombre político, se transformaba el poeta, cuya madurez se plasmó en las distintas etapas de su historia literaria. Mantuvo estrechas relaciones con políticos e intelectuales, quienes como parte del tiempo histórico compartido logran tener algún tipo de acercamiento con Roque, tanto en el ámbito político como cultural: Mario Benedetti, Julio Cortázar, Eduardo Galeano, Juan Gelman y Miguel Ángel Asturias, y en un viaje a la Unión Soviética, conoció al líder sandinista Carlos Fonseca Amador. Quizá la más entrañable de las relaciones fraternales y políticas las tuvo con Fidel Castro, a quien le unió una amistad sincera por él y por el pueblo cubano, al que dedicó parte importante de su trabajo.

Entre las piedras y el fuego,
frente a la tempestad
o en medio de la sequía,
por sobre las banderas
del odio necesario
y el hermosísimo empuje
de la cólera,
la flor de mi poesía busca siempre
el aire,
el humus,
la savia,
el sol,
de la ternura
.

A los 19 años se casó con Aída Cañas, con quien tuvo tres hijos: Roque, Juan José y Jorge.

Aquí, hoy, digo:
siempre recordaré tu desnudez en mis manos,
tu olor a disfrutada madera de sándalo
clavada junto al sol de la mañana;
tu risa de muchacha,
o de arroyo,
o de pájaro;
tus manos largas y amantes
como un lirio traidor a sus antiguos colores;
pero ya no habrá tiempo de llorar.
Ha terminado
la hora de la ceniza para mi corazón.
Hace frío sin ti,
pero se vive.

La década del 60 fue vertiginosa para el joven poeta, se tradujo en idas y venidas en cárceles, protestas y exilios entre México, Checoslovaquia, la Unión Soviética y Cuba, donde ganó el Premio de Poesía Casa de las Américas 1969, con el libro Taberna y otros lugares.

Pensaba que la mejor gente debía militar en los partidos comunistas, sin embargo, con el tiempo interpeló a estos por haberse ubicado a la derecha del movimiento revolucionario.

En una de sus respuestas a la entrevista hecha por Mario Benedetti al ganar el premio Casa de las Américas, resumió la esencia del poeta y militante salvadoreño: “Me parece que para nosotros latinoamericanos ha llegado el momento de estructurar lo mejor posible el problema del compromiso. En mi caso particular, considero que todo lo que escribo está comprometido con una manera de ver la literatura y la vida a partir de nuestra más importante labor como hombres: la lucha por la liberación de nuestros pueblos. Sin embargo, no debemos dejar que este concepto se convierta en algo abstracto. Yo creo que está ligado con una vía concreta de la revolución, y que esa vía es la lucha armada. A este nivel, entiendo que nuestro compromiso es irreductible, y que todos los otros niveles del compromiso teórico y metodológico de la literatura con el marxismo, con el humanismo, con el futuro, con la dignidad del hombre, etc., deben discutirse y ampliarse, a fin de aclararlos para quienes van a realizar prácticamente ese compromiso en su obra y en su vida; pero en nosotros, escritores latinoamericanos que pretendemos ser revolucionarios, el problema del compromiso de nuestra literatura debe concretarse hacia una determinada forma de lucha”.

Creo que el mundo es bello,
que la poesía es como el pan, de todos.

Y que mis venas no terminan en mí
sino en la sangre unánime
de los que luchan por la vida,
el amor,
las cosas,
el paisaje y el pan,
la poesía de todos.

Después de su trabajo en Casa de las Américas, su exilio en Cuba, el recorrido por distintos países del mundo, una obra literaria agrupada en varios libros, artículos y una serie de ideas aún por explorar, en 1973 regresó a El Salvador para incorporarse al Ejercito Revolucionario del Pueblo (ERP), una organización que planteaba la operatividad de la lucha armada, a contramano de la propuesta de Dalton, basada en un trabajo de masas y una lucha prolongada.

Roque Dalton - Wikipedia, la enciclopedia libreLa situación de divisiones al interior del movimiento sobrepasó a propia la organización, se produjeron escisiones, acusaciones infundadas, entre las que se hallan las esgrimidas contra el poeta. Se le imputó el falso cargo de ser agente de la CIA, amparándose en un personaje de su libro Pobrecito poeta que era yo; asimismo, se mantuvo la creencia de que él formaba parte del burocratismo pequeñoburgués, típico de una parte de la izquierda de aquellos años.

Se le atribuyó igual ser agente cubano, infiltrado en el movimiento, como parte del denominado “revisionismo internacional”, infamia de la cual es necesario extraer aprendizajes que permitan corregir desviaciones en las organizaciones actuales de izquierda.

Finalmente, la dirigencia apresó a Dalton y su compañero José Armando Arteaga (“Pancho”); previamente pudieron haber huido, escapado ante lo que parecía inminente a los ojos de otros de sus compañeros más leales, sin embargo, Dalton restó importancia a las sospechas y apeló a su plena confianza en la dirigencia, la cual días más tarde tomó la fatal decisión de ejecutarlos el 10 de mayo de 1975. En su lecho de preso de sus propios compañeros, mientras dormía “recibió un tiro en la cabeza, por decisión de tres de los cuatro miembros de la Comisión Militar del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP): Joaquín Villalobos, Alejandro Rivas Mira y Vladimir Rogel Umaña. Ellos mismos se encargaron de la ejecución”.  (En “Quien mató a Roque Dalton” http://www.cubadebate.cu/especiales/2010/01/19/quien-mato-a-roque-dalton/#.XrXS861Dnwc)

El trágico acontecimiento generó conmoción en la intelectualidad nacional e internacional que a su vez rechazó el comunicado del ERP de aquella ocasión: “La ejecución de Dalton desencadenó una furiosa campaña de parte de la ‘intelectualidad’ pequeño burguesa… piensan colocarse ellos como sector a través de la bandera de Dalton, poeta y escritor, ya que es esto lo que vuelve importante su muerte y lo convierte en el héroe cuando la verdad es que fue víctima y hechor de su propia muerte”.

Roque Dalton García murió cuatro días antes de cumplir los 40 años, hace extactamente 45 años. Más de dos décadas de un trabajo incansable en el mundo de las letras y la política activa lo llevaron a convertirse en el referente político-intelectual más trascendente de la historia contemporánea de El Salvador y nos hace reforzar el compromiso con sus valores culturales y políticos y la necesidad de difundir y defender ese como parte del legado fundamental de la izquierda para las nuevas y futuras generaciones.

Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre
porque se detendría la muerte y el reposo.
Tu voz, que es la campana de los cinco sentidos,
sería el tenue faro buscando por mi niebla.

Homenaje a Roque Dalton por los estudiantes salvadoreños en la Plaza de la Cultura de la Facultad de Ciencias y Humanidades de la Universidad de El Salvador.

 

Fuente: https://correodelalba.org/2020/05/10/homenaje-a-roque-dalton-yo-sabia-que-al-fin-iba-a-quedarme-desnudo-en-la-ribera-de-la-risa/

——-

Juaquín Villalobos: El currículum de un asesino.

por Guillermo Rodríguez Rivera

El llamado comandante Joaquín Villalobos, jefe del ERP, responsable directo del asesinato de Roque Dalton.

La revolución salvadoreña, la del pulgarcito centroamericano, experimentó toda clase de conflictos que hicieron que fuera extremadamente difícil que ese proceso consiguiera el éxito que inmediatamente antes había conseguido la revolución sandinista de Nicaragua. El imperialismo aprendió la lección, e iba a hacer todo lo posible para que no emergiera otra revolución en Centroamérica.

Mientras los sandinistas tuvieron la suerte de encontrar al demócrata y humanista James Carter en la presidencia norteamericana, a los salvadoreños les correspondió la desventura de topar con uno de los pilares de la reacción contemporánea, el inefable actor hollywoodense que fue Ronald Reagan.

Reagan fue, en pareja con la Iron Lady, Margaret Thatcher, un patrocinador del neoliberalismo que, en los tiempos que corren, no solo reduce al hambre a los países más pobres, sino que está quebrando los fundamentos mismos del estado de bienestar del que tanto presumía Europa Occidental.

Se recuerda el brutal asesinato de la comandante Ana María, y el posterior suicidio de Marcial, directamente implicado en el crimen.

La causa del pueblo salvadoreño había arraigado con tal fuerza desde los tiempos de Farabundo Martí, que sobrevivió a estos bárbaros desmanes capaces de sacar de quicio cualquier proceso histórico.

En 1975 conocimos, consternados, la inesperada, absurda noticia de la muerte del amigo, poeta y revolucionario salvadoreño Roque Dalton, “ejecutado” –decían– por la jefatura del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) al que pertenecía, nada menos que por traidor y agente de la CIA.

La Habana, Cuba, 1966. De izquierda a derecha: Heberto Padilla, Roque Dalton y Guillermo Rodríguez Rivera.

Pese a que el convulso panorama político de aquel país hacía posible esa explicación, quienes conocimos de cerca a Roque no podíamos aceptarla. No podíamos creer que el autor de Taberna y otros lugares, del impresionante testimonio biográfico sobre Miguel Mármol, el poeta varias veces encarcelado, el amigo de Cuba, fuera un traidor a todo lo que vivió y escribió.

El tiempo fue despejando las incógnitas: se conocieron las discrepancias ideológicas y políticas de Roque con la cúpula que regenteaba el ERP. Los propios “ejecutores” de Roque hablaban de haber cometido un error, porque no querían hacerse moralmente responsables de la muerte de Roque. No revelaban donde quedaron los restos del poeta –el mejor que haya tenido El Salvador–, a quien su país y su familia querían rendirle el homenaje que merecía. La supuesta “ejecución” iba revelándose, cada vez más, como un imperdonable asesinato.

Empezó a saberse que eran varios los ejecutores materiales del crimen que había tenido, además como autor intelectual, al mismo jefe del ERP, el llamado comandante Joaquín Villalobos.

Cuando llega el proceso de pacificación a El Salvador, y se desmontan las guerrillas izquierdistas, varios de sus jefes pasan a la lucha política pacífica, integrando el Frente Farabundo Martí que entonces participaría en las contiendas electorales, desde posiciones revolucionarias.

El caso de Villalobos era diferente, muy diferente. Desmontó el ERP y pasó a una misteriosa vida apolítica. Tuvo la oportunidad de ocupar una cátedra en la prestigiosa universidad inglesa de Oxford, ignoro a partir de cuáles méritos académicos. Pero a poco volvía a América Latina, escribía para el diario español El País y se convertía en asesor político de ¡¡Álvaro Uribe!!. Como última noticia –para redondear el currículum del asesino en jefe–, ha escrito hace muy poco un artículo que titula, pragmáticamente, “¿Cómo enfrentarse al chavismo?”

Joaquín Villalobos y Carlos Salinas de Gortari
Tras los acuerdos de paz en El Salvador, Joaquín Villalobos regaló su fusil al expresidente de México Carlos Salinas de Gortari.

Lo que allí dice es lo de menos, pero el propósito del libelo responde una pregunta –no la muy compleja de cómo derrotar al pueblo venezolano– sino otra que nos hemos hecho muchos amigos de Roque Dalton: ¿cuál fue la verdadera causa de su asesinato?

Creo que está muy claro que Villalobos, el guerrillero jefe del ERP, el asesino de Roque, ha sido desde el primer momento un agente de la CIA, un ejecutor de claros y ambiciosos proyectos del imperialismo.

Este supuesto “hombre de izquierda”, tan de izquierda como para considerar traidor a Roque Dalton porque “llevaba una vida bohemia, escribía poesía y amaba la Revolución cubana”, fue asesor de Álvaro Uribe, el más fiel servidor que, en los últimos tiempos, han tenido los Estados Unidos en América Latina; colabora en un diario que ha girado enteramente a la derecha, pero el asesinato de Roque Dalton fue su máxima colaboración con la CIA.

Como el cubano-americano Félix Rodríguez llevó a Bolivia la orden enviada por la Agencia de asesinar a Ernesto Che Guevara, Villalobos cumplió la tarea de asesinar al poeta, al brillante intelectual, al revolucionario que podía ser decisivo en la toma del poder en El Salvador.

Villalobos ha ido, poco a poco, develando su infamia.

Ahora sabemos sin lugar a duda, dónde estaba la traición. Quién, con el asesinato del poeta, estaba sirviendo a la pura contrarrevolución en América Latina.

De ese estercolero, surge incólume la figura del poeta revolucionario. Un añadido más para la gloria de Roque Dalton.

(*) Guillermo Rodríguez Rivera, Escritor / Tomado del blog Segunda Cita, 8 de marzo de 2014.

Fuente: https://correodelalba.org/2020/05/10/el-curriculum-de-un-asesino/


DOCUMENTAL “Roque Dalton: el poeta guerrillero”.

VIDEO “Roque Dalton: el poeta guerrillero”, de la serie documental Los Nuestros, por Paco Ignacio Taibo II.

Ficha técnica

Año: 2016

Duración: 56 minuntos

País: México

Dirección: Matías Gueilburt

Producción general: Julián Rousso, Sebastián Gamba, Matías Gueilburt

Guión: Nicolas Gueilburt

Música original: Carlos Vandena, Audio Network

Género: Documental | Biográfico

Sinopsis

Roque Dalton, un poeta que pasó de la palabra a la acción. Vivió la militancia y la literatura como una sola lucha. Un hombre de Los Nuestros que convirtió las metáforas en acciones revolucionarias, siempre en pos de la justicia social. En la búsqueda de nuestro personaje, Taibo II en está segunda entrega visita la Ciudad de México y recoge los testimonios de críticos literarios, y biógrafos.

 

Fuente: https://correodelalba.org/2020/05/10/documental-roque-dalton-el-poeta-guerrillero-video/


Roque, con voz propia: Audios.

por Roque Dalton.

01 – Historia de un amor. 1) Documentos. Los orígenes. 2) Escrito en una servilleta

02 – La lucha de los contrarios, pero

03 – Sobre dolores de cabeza

04 – La cabeza contra el muro

05 – Después de la bomba atómica

06 – Revisionismo

07 – Por las dudas

08 – Los jóvenes

09 – Taberna (Primera parte)

10 – Taberna (Segunda parte)

11 – Decires

12 – Tragedia no precisamente optimista

13 – El ser social determina la conciencia social

__________________________________________________________________

Roque Dalton Poeta y escritor

Tomado del disco: “Roque Dalton. Poesía”, Colección Palabra de esta América, Casa de las Américas, La Habana, Cuba.

Fuente: https://correodelalba.org/2020/05/10/roque-con-voz-propia-audio/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: