Chile turbio: claroscuros del pediatra Páris, la nueva autoridad sanitaria [+Video].

Según contó José Carlo Henríquez su relación amorosa con Enrique Paris inició en 2010, época en que el primero aún no ejercía el trabajo sexual. El romance duró año y medio y comenzó en un conocido portal de chat gay capitalino. Se trató de una relación basada en la diferencia de edad y la dependencia económica, replicando la clásica fórmula conocida en la cultura gay: la de un señor mayor con poder económico (“sugar daddy”) y un joven atractivo en situación de desventaja social (“boy”).

Polémica por la divulgación de tormentosa relación entre el prostituto y escritor Josecarlo Henríquez y el nuevo Ministro de Salud Enrique Paris.

por Revista Torcida.

Pasadas las 23 horas de ayer (13 de junio), comenzaba la segunda versión de “Farándula Cruel”, livestream de Instagram que dirige el activista, escritor y prostituto Josecarlo Henríquez, junto a Organa Feminazi. Ya se había anunciado durante toda la tarde, este capítulo del programa sexodisidente estaría centrado en comentar el antiguo vínculo entre Josecarlo y el recién estrenado ministro, designado en reemplazo al criticado Jaime Mañalich. 

No se trató propiamente de la denuncia de abusos sexuales, de una acusación o de una “funa”, sino de un ejercicio de “guerrilla farandulera”, movimiento que politiza las lógicas y estrategias de la farándula y que ha sido enarbolado por colectivos como el Frente Jilista, conformado por jóvenes queer estudiantes del ICEI a fines de la década de los 2 mil. A diferencia de lo que plantea cierto sector de la izquierda tradicional, para este movimiento la vinculación entre política y farándula abre muchas posibilidades para la transformación social, desde el campo mediático y popular.

 

Picture
Enrique Páris, recientemente nombrado Ministro de Salud, y José Carlo Henríquez, ex columnista de The Clinic.
En tono de entrevista, Organa interrogó exhaustiva e inquisitivamente a Josecarlo, recogiendo los comentarios de lxs espectadorxs. Según contó el prostituto activista, su relación amorosa con Enrique Paris inició en 2010, época en que Josecarlo aún no ejercía el trabajo sexual. El romance duró año y medio y comenzó en un conocido portal de chat gay capitalino.
Se trató de una relación basada en la diferencia de edad y la dependencia económica, replicando la clásica fórmula conocida en la cultura gay como la de un señor mayor con poder económico (“sugar daddy”) y un joven atractivo en situación de desventaja social (“boy”). Sin ser explícitamente prostitución, la relación entre Paris y Henríquez se habría caracterizado por esta dependencia económica, según asegura el ex columnista de The Clinic. De hecho, en la primera cita, y según expresa Josecarlo, Enrique Paris le habría dado la suma de 15 mil pesos, sellando así el tipo de vínculo. A diferencia de como algunos medios han indicado, en esa época Josecarlo ya era mayor de edad, por lo tanto no se trató de una relación de estupro.
El abuso descrito por Josecarlo habría sido más bien de tipo económico y simbólico, en el marco de la relación asimétrica de poder, cuya continuidad se ve asegurada tan sólo por la dominación económica. En ese sentido, según Josecarlo, el médico habría terminado la relación cuando Henriquez se fue de la casa de sus padres, comenzó a tener una actitud más independiente y a ganar su propio dinero. Paris lo habría dejado por un chico de similares características pero más joven.

En respuesta al programa de Instagram, el actual ministro ha emitido una carta donde desmiente totalmente las declaraciones de Josecarlo Henríquez, que califica como “acusaciones infundadas y totalmente falsas”.

PictureEn efecto, el programa de IG ha generado diversos debates y comentarios en redes sociales, acerca de la pertinencia o no de ventilar este tipo de relaciones o los aspectos íntimos de una relación, de si esto es una funa o no, si hay alguna acción de abuso o no, de la moralina presente en la misma declaración, etc. Desde su cuenta de Facebook, el conocido dramaturgo y activista sexodisidente Ernesto Orellana pone perspectiva al asunto y señala que:

“Ya que el nuevo Ministro de Salud, Dr. Enrique Paris, genera relaciones sexuales comerciales pagando dinero por encuentros eróticos con jóvenes homosexuales. Y acaba de invitar al diálogo con todos los sectores para combatir la pandemia. Sería interesante saber qué opina sobre la sistemática precarización laboral y abandono en políticas de salud contra las y los trabajadores sexuales, en Chile. Cómo se proyectan soluciones concretas para disminuir la precariedad de lxs trabajadores sexuales. Y proteger sus vidas.

Jose Carlos, en esta entrevista de Organa Feminazy, da cuenta de las prácticas abusivas de un hombre que desde su privilegio masculino burgués, utilizó sobre él. No es el intercambio de placeres eróticos y sexuales lo entredicho en el problema que aquí se insinúa, para quienes especulan que hay moralina en el relato. Es la exposición de la hipocresía moral sexual conservadora de quienes gobiernan y ocupan el poder. Y los abusos y violencias que generan.

La doble moral en el territorio político del sexo abunda. La violencia contra las y los trabajadores es sistémica. El privilegio masculino se ha servido privadamente de la precarización laboral de lxs trabajadores sexuales para saciar sus deseos eróticos. Al mismo tiempo, se ha jactado de condenar la prostitución públicamente, precarizándola y criminalizándola. Considerar la experiencia de lxs trabajadores sexuales, y levantar un debate serio sobre la urgente necesidad de que el trabajo sexual se regule. Y se deje de criminalizar a quienes rinden servicios sexuales, es un deber ético que este nuevo ministro podría imaginar impulsar. La respuesta no es difícil de imaginar: más silencio, evasión política del problema; por tanto, más precarización, y violencia.”, explica Ernesto Orellana.

14/06/2020
Fuente: https://www.revistatorcida.com/noticias.html

2 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.